domingo, 20 de julio de 2008

Nuevos vientos fascistas en europa

Mientras hacemos cola para comprar un iPhone, el 7 de julio morían 14 inmigrantes en aguas de Motril, el 10 de julio eran 15 muertos, entre ellos nueve niños en aguas de Almería; el 11 de julio en una patera, que alcanzó la isla de Gomera, se encontraban cuatro cadáveres mezclados con los supervivientes. Desde enero de este año los muertos en aguas fronterizas se acercan al centenar. Mientras toda Europa estaba pendiente de su copa de fútbol, Berlusconi desarrollaba medidas fascistas contra la etnia gitana, fichando a niños y adultos para tenerlos controlados. Mientras muchos catalanes de la sociedad del bienestar preparan sus maletas para marcharse de vacaciones, el tripartito de izquierdas segregará a los niños africanos a partir del próximo curso fuera de la red escolar. ¿Quién está discriminando realmente?
Nuestra vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega , afirma a raíz de los tremendos dramas que se están produciendo en aguas mediterráneas y atlánticas, que "no hay asilo por naufragio" y que la expulsión es la ley. Señora vicepresidenta, también se aplica la pena de muerte por ley, se declaran guerras amparadas en la legalidad, incluso se les llama guerras santas, se extermina a personas en campos de concentración y cárceles de alta seguridad... No nos confunda, usted sabe que la ley puede ser la antípoda a lo que entendemos por justicia. Sin embargo, lo que verdaderamente no hay es vergüenza humana que pare este exterminio de pueblos excluidos y empobrecidos a través de una auténtica justicia social a escala planetaria y unas leyes de verdaderos contenidos humanos, que respeten y hagan realidad la declaración universal de los derechos humanos.
Los ministros de Trabajo y del Interior están desarrollando políticas marcadas por la intransigencia europea destinadas a disminuir a toda costa la población inmigrante, a través de medidas que no favorecen la inclusión social, como facilitar la salida de inmigrantes con papeles, no permitir la agrupación familiar, recluir hasta 18 meses a los inmigrantes por "el delito de no tener papeles" e incluso expulsar a los menores inmigrantes. El Gobierno español, teóricamente socialista, está dispuesto a cumplir a rajatabla la directiva del retorno o, lo que es lo mismo, la directiva de la poca vergüenza europea, que significa la violación más grave a los derechos humanos.
¿Qué les dirá nuestra consejera de Igualdad y Bienestar Social a las nueve madres que perdieron a sus hijos en aguas del sudeste del litoral andaluz? ¿Que son prematuros erasmus? Micaela Navarro realizó unas declaraciones, en una entrevista el pasado mes de mayo, en la que comparaba a los menores inmigrantes procedentes de Marruecos con los jóvenes europeos que vienen a realizar estudios en nuestras universidades. No sé si pesa más, en este caso, el cinismo o la falta de conocimiento de la realidad para decir semejante disparate.
Ha llegado la hora de decir las cosas por su nombre sin tapujos ni falsas formas ante tan brutales hechos políticos. También de exigir al Gobierno que desarrolle una verdadera política de izquierdas. Nuestros hermanos del tercer mundo mueren de hambre y los más decididos están llegando a las costas de la abundancia para señalar al bunkerizado castillo del primer mundo como causa y responsable de tan descarado y deshumanizante exterminio de excluidos y empobrecidos.
*Miembro de la junta directiva de APDHA

martes, 15 de julio de 2008

PONTE EN MI LUGAR, NO ME LLAMES EXTRANJERO

Nuestras conciencias se remueven, a la luz de la vida y del espíritu evangélico, ante la tremenda situación de rechazo y muerte que viven nuestras hermanas y hermanos del sur que, debido a la injusta situación de empobrecimiento y guerras, se ven obligados a un éxodo que los conduzca a una nueva tierra que mane leche y miel.
Para profundizar en las causas que provocan una de las injusticias sociales más destacables de los últimos años os propongo, desde mi modesta aportación, cuatro epígrafes:
1.- “No maltratarás ni oprimirás al extranjero, porque también vosotros fuisteis extranjeros en tierra de Egipto” (Ex 22, 20).
España fue durante siglos un país de emigración. Los grandes flujos de la emigración hacia América Latina y Europa se concentraron, respectivamente, en las primeras décadas del siglo XX y en las postrimerías a la II Guerra Mundial.
La herencia actual de este pasado migratorio es la presencia en el extranjero de más de un millón y medio de españoles. Siendo Andalucía la tierra que más ha sufrido la salida de tanta hija e hijo por motivos económicos, empobrecimiento social a causa del acaparamiento de la riqueza en manos de unos pocos, y políticos, como el régimen autoritario del General Primo de Rivera, la Guerra Civil española y los cuarenta años de la penosa dictadura franquista.
2.- “Mas un samaritano, que iba de viaje, llegó a donde él y, al verlo, se llenó de compasión” (Lc. 10, 33).
El sacerdote y el levita, los cumplidores de la ley, pasaron de largo y rodearon al apaleado; sin embargo, el que no se siente puro, el que se considera carne humana, se pone en el lugar de él y sin prejuicios lo atiende.
El sacerdote y el levita se justifican en base a una serie de prejuicios, que les conducen a la insolidaridad.
Sobre el fenómeno de la inmigración se nos intoxica permanentemente con falsos tópicos que evita una implicación solidaria y, a la vez, tranquiliza la conciencia; como por ejemplo:
  • - “El efecto llamada”. La única alternativa a la desesperación no es blindar fronteras para que no puedan llegar los empobrecidos, sino construir una sociedad justa e incluyente. Los derechos humanos son de aplicación universal.
  • - “Acabar con las regulaciones masivas”. Lo único que consigue es un aumento de la exclusión social, que no favorece a nadie.
  • - “Las mafias son la causa de la inmigración clandestina”. La principal causa es el sistema económico neoliberal que condena a la mayoría de la población mundial al hambre, enfermedad y muerte.
  • - “Nos quitan el trabajo y no tienen formación”. Enriquecen la economía del país y realizan trabajos que no estamos dispuestos a asumir. Su actividad productiva supuso el 30% del PIB entre 1995 y 2005. Por otra parte, la población inmigrante dobla la tasa andaluza de licenciados.
  • - “Copan el sistema sanitario”. Los más de cuatro millones de contribuyentes extranjeros mantienen el sistema de la Seguridad Social. Utilizan la sanidad pública una media de dos puntos por debajo de los españoles y los residentes europeos.
  • - “Aumento de la delincuencia”. Según fuentes policiales en el año 2002, con la mitad de inmigrantes, la tasa de criminalidad era superior 1.5 puntos a la de 2006.
  • - “Amenazan la identidad nacional”. Según encuestas oficiales 7 de cada 10 españoles opinan que la vida cultural se enriquece con las personas de otros países. El 72% de la población inmigrante tiene amistades españolas. Estamos llamados a favorecer la interculturalidad, camino enriquecedor de la humanidad.
  • - “Dificultan el aprendizaje de los niños y jóvenes españoles en la escuela pública”. En general los niños inmigrantes poseen unas enormes actitudes para aprender, enriqueciendo la convivencia de las comunidades educativas. La enseñanza concertada deberá abrirse a las nuevas realidades migratorias para potenciar al máximo el acogimiento en el sistema educativo.
Estos falsos tópicos, que generan todo tipo de prejuicios sociales, han provocado que un tercio de los españoles manifiesten su intolerancia hacia los inmigrantes. No cabe duda que estas actitudes negativas han tenido su caldo de cultivo, principalmente, en la política migratoria desarrollada por la UE, que considera a la inmigración como un fenómeno con multitud de riesgos de los que tenemos que salvaguardar.
3.- “Atan cargas pesadas e insoportables y las echan a los hombros del pueblo, pero ellos ni con un dedo quieren moverlas” (Mt. 23, 4).
Es importante que echemos mano de la memoria histórica para hacer un pequeño recorrido por la infortunada e injusta legislación sobre políticas migratorias, que machacan aún más a los ninguneados de este mundo:
- En 1985 se promulgó la primera ley de Derecho y libertades de los Extranjeros. Regulaba principalmente las condiciones de entrada y la concesión de permisos de trabajo y residencia que chocaban frontalmente con los derechos humanos. Sería la ley que creaba el régimen de extranjería (dividiendo a las personas en: ciudadanos de plenos derechos, extranjeros residentes y extranjeros o inmigrantes procedentes de países empobrecidos). Curiosamente esta ley se aprueba seis meses antes de la entrada de nuestro país en la UE, cuando la comunidad extranjera apenas llegaba a los 250.000 habitantes, siendo la mayor parte procedentes de países europeos.
Esta ley se caracterizaba:
a) Prima la vocación de la residencia temporal.
b) Manifiesta fragilidad jurídica ante los derechos del inmigrante.
c) No tiene como objetivo la inclusión social del inmigrante.
d) La política sobre inmigración depende principalmente de las directrices del
Ministerio del Interior.
- Los acuerdos de Schengen y Dublín a principios de los años 90 van a imponer la
“conciencia de frontera” en la UE. A partir de este momento se establece:
a) La obligación de solicitar visados para poder entrar en los países europeos.
b) El control de flujos en función de las necesidades en el mercado laboral.
c) Acciones de frontera, como el blindaje del Estrecho.
d) Procedimientos de expulsión.
Como consecuencia directa de estas medidas comienza la sangría humana de las muertes en el Estrecho. Los primeros cadáveres son vomitados por el mar en nuestras costas a principios de los 90, mientras disfrutábamos de la Expo del 92. Hasta el 2007, según fuentes de la APDHA, el número de muertos y desaparecidos en aguas del Estrecho y Atlántico es de 7.000 personas.
  • - En 1996 se modifica el reglamento de ejecución de la ley de 1985, contemplando el permiso de residencia permanente y la reagrupación familiar. Un alivio ante tanta crueldad humana.
  • - Reforma legislativa del año 2000. La ley 4/2000 suponía un paso adelante en el reconocimiento de derechos de los extranjeros. Sin embargo, provocó un conflicto gubernamental entre los responsables de Interior y Asuntos Exteriores con el ministro de Trabajo, ya que según los primeros esta ley suponía un aumento en los gastos sociales, la entrada de un mayor número de inmigrantes y dificultaría la convivencia. Terminaría ganando la política restrictiva con la Ley 8/2000, a raíz de conseguir la mayoría absoluta el PP. Esta Ley primaba descaradamente la seguridad de nuestras fronteras a la legitimidad: programa Ulises en el Estrecho, implantación SIVE (Sistema Intensivo de Vigilancia a Extranjeros), vallas de Ceuta y Melilla,…
  • - La nueva ley 14/2003 potencia los modelos de blindaje fronterizo y de control de acceso, establece la expulsión por vía de urgencia, condiciona el acceso a servicios sanitarios y educativos al poder consultar la policía los registros de empadronamiento municipales.
  • - Con la llegada del PSOE al Gobierno en el año 2004 se mejoraron las relaciones con Marruecos, lo que posibilitó que este país se implicase en la regulación de los flujos, sobre todo a través de la vigilancia de la policía marroquí en las fronteras. El asalto a las vallas de Ceuta y Melilla en el año 2005, imágenes dantescas que todos recordamos, es una de las consecuencias más graves de dicha colaboración. La llegada de menores inmigrantes no acompañados junto a la inmigración subsahariana, a través de cayucos, suponen nuevas vías desesperadas de romper con el blindaje impuesto por los países ricos de la UE. Junto a tanto dolor causado por las acciones desafortunadas de la Administración, hay que reseñar el proceso de regularización, que supuso la regularización de 700.000 inmigrantes en los primeros meses de 2005.
  • - El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha ofrecido a los inmigrantes que acepten volver a sus países subsidios de desempleo que hayan acumulado en solo dos pagos con la condición de renunciar a sus permisos de trabajo y residencia, y comprometerse a no volver a España en los tres años siguientes, como mínimo. Por otra parte, con la reforma de le Ley de Extranjería que se prevé a finales de 2008, Corbacho entre otras medidas endurecerá el reagrupamiento familiar, frenando la llegada de padres de inmigrantes. No olvidemos que este Ministro de presencia recia es un extremeño emigrante en Cataluña.
  • - La Eurocámara aprobó el pasado mes de junio la Directiva del Retorno. El texto salió adelante con 367 sufragios a favor, 206 en contra y109 abstenciones, y salió adelante gracias al respaldo del Partido popular Europeo, los liberales y la derecha nacionalista. Los socialistas españoles se desmarcaron de sus compañeros los europeos, votando a favor de la directiva. Las claves más inhumanas que podríamos destacar de la Directiva del Retorno, que podemos calificar como la directiva de la poca vergüenza de la política europea y española, son: la duración de la retención de los inmigrantes sin papeles podrá ser ampliable a los 18 meses, los menores inmigrantes no acompañados podrán ser expulsados.
4.- “Apartaos de mí, malditos (…) porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui peregrino y no me acogisteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis”. (Mt. 25, 41-43).
Esta intransigente política europea está provocando una grave injusticia social, intolerancia y muerte. Al igual que Jesús de Nazaret señalaba con el dedo a los responsables, que ocasionaban el mal a las personas, e incluso llegaba a tirar las mesas de los mercaderes del Templo, urge en estos tiempos tomar la palabra y las acciones contra tan salvaje destrucción humana:
Mientras hacemos cola para comprar un iPhone, el 7 de julio morían 14 inmigrantes en aguas de Motril; el 10 de julio eran 15 muertos, entre ellos nueve niños en aguas de Almería; el 11 de julio en una patera, que alcanzó la isla de Gomera, se encontraban cuatro cadáveres mezclados con los supervivientes. Desde enero de este año los muertos en aguas fronterizas se acercan al centenar.
Mientras toda Europa estaba pendiente de su copa de fútbol, Berlusconi desarrollaba medidas fascistas contra la etnia gitana, fichando a niños y adultos para tenerlos controlados, igual que hacemos con nuestros cuidados perros a través de un micro-chip.
Mientras muchos catalanes de la sociedad del bienestar preparan sus maletas para marcharse de vacaciones, el tripartito de izquierdas catalán segregará a los niños africanos a partir del próximo curso fuera de la red escolar. Generalitat y ayuntamientos seleccionarán a menores discriminados. ¿Quién está discriminando realmente?
Nuestra vicepresidenta del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirma a raíz de los tremendos dramas que se están produciendo en aguas mediterráneas y atlánticas que “no hay asilo por naufragio” y que la expulsión es la ley. Señora Vicepresidenta, también se aplica la pena de muerte por ley, se declaran guerras amparadas en la legalidad, incluso se les ha llegado a llamar santas, se extermina a personas en campos de concentración y cárceles de alta seguridad. No nos confunda, usted sabe que la ley puede ser la antípoda a lo que entendemos por justicia. Sin embargo, lo que verdaderamente no hay es vergüenza humana que pare este exterminio de pueblos excluidos y empobrecidos a través de una auténtica justicia social a escala planetaria y unas leyes de verdaderos contenidos humanos, que respeten y hagan realidad la declaración universal de los derechos humanos por encima de intereses economicistas y partidistas de la parte minoritaria y excluyente del primer mundo.
Los ministros de Trabajo y del Interior están desarrollando políticas marcadas por la intransigencia europea destinadas a disminuir a toda costa la población inmigrante, a través de medidas que no favorecen la inclusión social, como facilitar la salida de inmigrantes con papeles, permitir la agrupación familiar, recluir hasta 18 meses a los inmigrantes por “el delito de no tener papeles” e incluso expulsar a los menores inmigrantes. El gobierno español, teóricamente socialista, está dispuesto a cumplir a raja tabla la directiva del retorno, o lo que es lo mismo la directiva de la poca vergüenza europea, que significa la violación más grave a los derechos humanos a la que estamos asistiendo en los últimos tiempos.
¿Qué les dirá nuestra consejera de Igualdad y Bienestar Social a las nueve madres que perdieron a sus hijos en aguas del sudeste del litoral andaluz? ¿Qué son prematuros erasmus? Micaela Navarro realizó unas declaraciones, en una entrevista el pasado mes de mayo, en la que comparaba a los menores inmigrantes procedentes de Maruecos con los jóvenes europeos que vienen a realizar estudios en nuestras universidades. No sé si pesa más, en este caso, el cinismo o la falta de conocimiento de la realidad para decir semejante disparate.
Ha llegado la hora de decir las cosas por su nombre sin tapujos ni falsas formas ante tan brutales hechos políticos. También de exigir al gobierno que desarrolle una verdadera política de izquierdas. Ojalá tomase buena nota del eurodiputado socialista Joseph Borrel que ha votado en contra de la Directiva del Retorno. Nuestros hermanos y hermanas del tercer mundo mueren de hambre y los más decididos están llegando a las costas de la abundancia para señalar al bunkerizado castillo del primer mundo como causa y responsable de tan descarado y deshumanizante exterminio de personas excluidas y empobrecidas.

Miguel Santiago Losada


CÓRDOBA, 15 JULIO 2008

lunes, 2 de junio de 2008

La Mezquita es de Córdoba

Estoy siguiendo las noticias sobre la negativa del obispo de Córdoba y del Cabildo Catedral de permitir el proyecto multimedia de visitas nocturnas en la Mezquita, basada en argumentos como los siguientes:
El Sr. Asenjo, obispo de Córdoba, recurrió a directrices de la Santa Sede, para hacer un llamamiento a la prudencia a la hora de albergar dentro de los templos manifestaciones culturales o espectáculos que “no casan con la Iglesia”.

El obispo de Córdoba indicó que “todo se puede hablar aunque dentro de los límites que yo he establecido”, puntualizó. Y ¿cuáles serían esos límites? En ningún caso podrían ponerse “músicas extrañas” o proyectarse sobre los muros “la visión de caballeros árabes cabalgando”.
“La Catedral fue templo en el siglo IV, después, por coyuntura histórica fue Mezquita, y a partir del siglo XIII, iglesia católica otra vez”, afirmó Ansejo.

Destacó que él y los canónigos defienden la verdad “más profunda del templo” y que “somos los más interesados en conservarlo y transmitirlo íntegro a las generaciones futuras”.

Como cordobés me pregunto ¿de quién es la Mezquita-Catedral? Desde el año 786 hasta el 1236 dependió de los musulmanes ¿cómo más de cinco siglos se puede considerar coyuntura histórica? A partir del 29 de Junio de 1236, de la Iglesia católica. Anteriormente, este solar cimentaba a la basílica de San Vicente de dominio visigodo. Y antes del siglo V, quizás este suelo sustentase algún templo de la politeísta y sincrética Roma.

Y antes de Roma posiblemente fuese un fértil suelo cultivado por los habitantes de la Córdoba ibérica. Según cuenta un texto árabe, cuando el lugar donde se ubica la mezquita era una gran hondonada, Salomón, el hijo de David, pasó por Córdoba e hizo alto frente a ella. Al verla, dijo a los genios:”Rellenad y nivelad este lugar pues aquí se alzará un templo en el que se rendirá culto al Altísimo”.
No es de recibo, si nos basamos en un planteamiento histórico objetivo, aquello de “¿y antes, quien estuvo?”. Cada espacio, según su tiempo, ha respondido a una determinada cultura. Luego, aunque es cierto que la Mezquita es la Catedral de Córdoba desde el siglo XIII, sin embargo, este espacio como ningún otro no está santificado por una única y exclusiva religión por los siglos de los siglos.
La Mezquita de Córdoba reúne dos cualidades que la hacen única en el marco de la interculturalidad: pertenecer al patrimonio de toda la humanidad y ser, por su esencia histórica, encuentro de civilizaciones que profesan diferentes credos. Durante quince siglos en este espacio o han rezado los musulmanes o los cristianos. ¿Por qué no practicar a partir del siglo XXI el espíritu ecumenista del Concilio Vaticano II? Juan XXIII, dijo aquello de abramos las puertas para que entre aire fresco. ¿Por qué no abrir las puertas para que nuestra Mezquita que es Catedral sea también ecuménica? Aprovechemos el momento de proyección internacional que Córdoba desea para semejante gesto de interculturalidad universal.
Sr. Obispo a usted no le parece pretencioso dialogar desde unos límites que no van más allá de su persona. La historia, el arte, la vida, la universalidad de esta maravilla de la humanidad, no puede encorsetarse en una voluntad única. Además, le recuerdo como ciudadano de esta ciudad y cordobés de nacimiento que quién ha velado y ha querido más a la Mezquita ha sido el pueblo de Córdoba a lo largo de su historia. Pregúntele a su Cabildo quién se opuso a principios del XVI para que en el solar que dejase la Mezquita una vez destruida se levantase una nueva Catedral, como hicieron en la hermana ciudad de Sevilla.
Hace pocas semanas un grupo de personas amigas recorríamos la Mezquita embobadas por su majestuosidad. Cuando llegamos al presbiterio del crucero de la Catedral mis hijos, Mansur y Amín, de religión musulmana, me preguntaron, cristiano por el espíritu del Jesús histórico, qué representaba la escultura que está a la derecha del altar mayor en la que se observa a un caballero cristiano, el apóstol Santiago, matando a un moro bajo su cabalgadura. Sr. Asenjo, me podría indicar la respuesta. Ya que es tan celoso de que no aparezcan caballeros árabes en la multimedia que se pretendía proyectar, podría retirar al otro caballero que consagra la matanza de personas de diferente religión.
Desde la autoridad que brota de mi conciencia pido a los responsables políticos, religiosos, culturales, económicos de esta ciudad que apuesten por ella, que no es otra cosa que sus gentes y su historia.


Miguel Santiago Losada, profesor

jueves, 8 de mayo de 2008

El rostro del excluidor

Debido a mi compromiso con la realidad social siempre me ha resultado menos complicado por tangible hacer un análisis sobre la situación que padece el excluido social, desde la abuela que malvive con su exigua pensión en la más deshumanizada soledad hasta el chavalito que consume su vida en la cárcel a causa de las drogas, pasando por el inmigrante que se encuentra encerrado y maltratado en un centro de internamiento para inmigrantes por el solo hecho de no tener documentación, etc. Sin embargo, me resulta más complejo ponerle el rostro concreto al responsable o responsables de la exclusión social.
Aprovechando el momento político y económico que atravesamos, en un momento de depresión económica mundial, quisiera plantear una pequeña reflexión sobre lo que para mí significa ser excluidor social. El término depresión económica ya es una expresión del excluidor. ¿Quién está deprimido económicamente, las grandes multinacionales o todos los pueblos explotados y empobrecidos del planeta?
Aunque no sea tarea fácil voy a intentar hacer una breve relación de situaciones, organismos y rostros excluidores:
El presidente del Gobierno andaluz, Manuel Chaves , en su discurso de investidura, volvió a olvidarse del principal problema que sufre Andalucía, las más de 400.000 personas que padecen la exclusión social.
El nuevo ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho , declaró hace un año: "La inmigración está creando una realidad nueva que nos hace estar todos más inseguros". Hace unos días, ya como ministro, hacía los siguientes comentarios: "La ciudad no puede ser para el último que llegue", "Si antes había diez personas con derecho a una beca de comedor y ahora son veinte, no podemos llevar la política de dársela a los últimos que han llegado". ¿De qué política socialista estamos hablando? Afirmaciones como esas siguen alimentado la intolerancia y la xenofobia, mecanismos excluidores, que generan más y más exclusión social. ¿Por qué no dice que los diez últimos que llegan, a costa de sus trabajos e impuestos, están resolviendo las pensiones, el cuidado, etc., de los diez primeros que nos precedieron?
¿A quiénes sirven los responsables del poder judicial? ¿Con qué patrón están hechas las leyes que condenan a muchos años de cárcel a una persona pobre y toxicómana por actos delictivos que tienen su causa en las terribles circunstancias en las que se encuentra, que por cierto llenan las cárceles de nuestro país, y ponen en libertad a personas que han cometido multitud de delitos urbanísticos, mafiosos, que han puesto en peligro a toda una ciudad y han estafado al Estado todo lo que han podido y más? Utilizan el lenguaje excluyente cuando hablan de inseguridad ciudadana refiriéndose a los primeros y de ajustarse a las leyes cuando se refiere a los segundos.
¿Cuál es la principal causa de la sangría humana que padece el continente africano? La vieja Europa, actualmente UE, es la principal responsable del genocidio del pueblo africano, a través de guerras, hambre, sed y enfermedades que empujan a los más jóvenes a emigrar hacia la orilla del rico y civilizado Norte. Los gobernantes europeos con duras leyes de extranjería violan descaradamente los derechos humanos, con vallas y alambradas, en las que más de un joven africano ha perdido su vida y con un sistema de vigilancia policial que ha hecho del Estrecho la gran fosa común de muchas vidas desesperadas.
La gran banca y las grandes empresas que dirigen los hilos de la economía y la política, asfixiando las economías de la clase media del Primer Mundo, matando de hambre, enfermedades y guerras a las personas del Tercer Mundo y generando cada año mayores bolsas de Cuarto Mundo tanto en EEUU como en la UE. Los dirigentes de dichas entidades tienen nombres y apellidos y son recibidos con alfombras rojas en cualquier despacho presidencial del mundo.
Tras esta somera relación, qué podemos hacer. De entrada, quitarnos las gafas de diseño que nos han puesto para que no veamos la realidad. Lo primero que deberíamos de intentar es llamar a las cosas por su nombre: ¿Dónde residen las raíces de la inseguridad ciudadana? ¿Por qué no pasamos del miedo a lo diferente a la lucha por la justicia social? ¿Qué tenemos que perder? El miedo y la inseguridad son los nutrientes para conseguir una sociedad insolidaria, xenófoba y consumista, perfecto caldo de cultivo para que los excluidores sigan violando los derechos humanos.

* Profesor y miembro de la APDHA

miércoles, 27 de febrero de 2008

La exclusión social

El hasta ahora presidente del Gobierno andaluz nos viene prometiendo múltiples medidas sobre política social encaminadas a favorecer a la sociedad andaluza.
Mientras tanto, su consejera para la Igualdad y el Bienestar Social, Micaela Navarro , critica el informe del Defensor del Pueblo Andaluz sobre los retrasos en la aplicación de la Ley de Dependencia y el Tribunal Constitucional desestima la demanda de la Junta contra la sentencia judicial que le ordenaba pagar 1,7 millones de euros a Carmen Fernández por haberle retirado a sus hijos indebidamente, madre que luchó durante doce años para recuperarlos.
Contradictorio es igualmente que, a la par que el propio presidente promete vivienda social para los andaluces, los delegados provinciales de la Consejería de Obras Públicas promuevan desahucios de familias que viven en la más grave exclusión social.
Contradictorio es que se utilice un discurso político en el que se prime el respeto a las diferencias y a los derechos humanos, mientras que centenares de menores inmigrantes viven bajo la amenaza permanente de la repatriación vulnerando la Ley de Protección del Menor y los convenios internacionales de protección a la infancia.
Y contradictorio es que se hable de conciliación laboral y familiar, de ayudas a las familias y de igualdad mientras que se perpetúa la insuficiencia de las ayudas para las familiares más desfavorecidas, quedando muy lejos de una renta básica que responda a las necesidades más elementales de las mismas.
Este doble discurso indica que para el Gobierno andaluz las 400.000 personas que padecen pobreza severa y exclusión social no han sido ni son el principal problema de Andalucía. Desde la precampaña electoral del año 2000, las diferentes consejerías dedicadas a los Asuntos Sociales vienen prometiendo una serie de medidas encaminadas a minimizar las cifras de personas que sufren esta injusticia social. Después de ocho años, los datos sobre exclusión social no han variado, permaneciendo como una de las regiones europeas con mayor porcentaje de población empobrecida y excluida. El presidente Manuel Chaves no habla de la exclusión ni quiere escuchar hablar de ella, actitud que no encuentra el menor atisbo de crítica y oposición por parte del Partido Popular, lo que demuestra claramente que el programa electoral del partido del señor Arenas no contempla ninguna política social encaminada a solucionar este importante problema de Andalucía.
Tenemos que seguir en el empeño de desvelar el principal problema de nuestra tierra: la injusticia social que padecen miles de personas que viven en condiciones infrahumanas.
104.644 hogares andaluces viven en la pobreza severa y exclusión social (5,2% de los hogares andaluces), en los que habitan 431.715 personas que sufren esta injusta realidad social (5,5% de la población andaluza). De estos, 8.598 pertenecen a la provincia de Córdoba, en los que viven 31.375 personas, lo que supone un 4% de su población.
Ante esta situación, el presidente de la Junta de Andalucía tiene la obligación, como primer responsable, de dar respuesta a este gravísimo problema social. Y para ello:
--Deberá admitir y reconocer que la exclusión social es uno de los principales problemas sociales de Andalucía, que padecen más de 400.000 personas, y hacer de la cuestión prioridad de su agenda política.
--La Junta de Andalucía deberá actuar ante el problema de la exclusión social como un área transversal, en la que principalmente las consejerías de Hacienda y Economía, Obras Públicas, Empleo, Innovación, Educación y Salud desarrollen una serie de programas que vayan solucionando esta lacra social. Hasta ahora estas consejerías tan sólo han planteado una serie de medidas tangenciales, que no atajan de raíz el problema.
La ciudadanía se debería comprometer a denunciar esta injusta y grave realidad social y a comprometernos, en la medida de nuestras posibilidades, a erradicarla. Como bien dijo Max Horkheimer la utopía representa, por una parte, "la crítica de lo existente"; por otra, "la propuesta de lo que debería existir". No es posible proponer alternativas a los problemas sociales, si no planteamos ante todo la debida crítica de lo que pretendemos cambiar.
* Profesor y coordinador del Area de Marginación de la APDHA


miércoles, 16 de enero de 2008

La fe en el ser humano

Cuando sonó el timbre de mi instituto, a última hora, crucé el pasillo central para dirigirme al aparcamiento donde coger el coche para regresar a casa. Durante el camino no dejaba de rondarme por la cabeza el episodio que había presenciado con dos chavalitos de 1º de la ESO que llegaron al aula de convivencia golpeándose, maltratándose y sucios. Después de hacer varios intentos por atenderles, pregunté cuál era la realidad social que estaba detrás de ellos. La respuesta desvelaba una realidad de familias que presentaban diferentes problemas de convivencia, lo que había provocado el internamiento de estos niños en distintos centros de menores. Me resistía al fácil reproche de considerarlos gamberros y, por consiguiente, chavales de difícil solución.
Seguía imbuido en este pensamiento cuando llegué a la cochera, encontrándome en el acceso de la misma a un abuelo que ha hecho del lugar su hábitat. Pertenece a las llamadas personas sin techo, que vive con su pensión y se relaciona con algunos vecinos de la zona. No quiere ingresar en ningún centro de acogida. Su viejo colchón y sus inseparables amigos caninos conforman su más estrecha intimidad. La manera que tiene de entender el tiempo y el espacio no coincide con la nuestra, no vive en función de las manecillas del reloj.
Después de la larga sobremesa que caracteriza a mi familia, me puse a leer el periódico encontrándome con la desagradable noticia de que una empleada del hogar de los Hermanos de la Cruz Blanca había sido condenada a 15 meses de cárcel por estafar a dicha entidad. Una mujer desesperada, con graves apuros económicos, que destinó los 1.600 euros sustraídos a pagar cuotas atrasadas de la comunidad y otras deudas.
Mi masa gris seguía estrujándome los sentimientos cuando me encontré con unos amigos al anochecer bastante preocupados al haber encontrado a un joven marroquí sin papeles, que se encontraba desnutrido y desprotegido como un gorrioncillo caído de un árbol en plena crianza. Si el gorrioncillo humano sentía miedo y desamparo, mis amigos temían ser denunciados por la ley de extranjería si prestaban apoyo solidario al chaval magrebí.
Terminé la trajinada jornada en una taberna cordobesa con un grupo de viejas amistades de dilatada trayectoria política y social. Todos pertenecemos a algún partido político, onegé o sindicato. Comentamos y debatimos sobre la realidad social. Sin embargo, echaba en falta la toma de conciencia sobre las causas que empujaban a mis alumnos del instituto a la violencia, al abuelo del aparcamiento a su soledad, a la mujer trabajadora a delinquir y al joven marroquí a emigrar, causas que nos llevarían, posiblemente, a la conclusión de que no siempre la ley coincide con la verdadera justicia humana. De ser así, nos volcaríamos en la búsqueda de soluciones para los niños que padecen problemas de diversa índole y, en vez de verlos como peligrosos, los consideraríamos en peligro. Buscaríamos medios para asistir al abuelo desde el respeto a su forma de vivir, ya que no lo consideraríamos un simple alcohólico. Hubiéramos mediado con la mujer trabajadora para hacerle caer en la cuenta, a pesar de sus circunstancias personales, de que existen otras formas para pedir ayuda que no sea la sustracción de dinero, en vez de considerarla una delincuente y denunciarla a la policía. Acogeríamos al inmigrante sin miedo a una ley de extranjería que viola los derechos humanos más básicos.
En definitiva, estaríamos llamados a cambiar una sociedad, atrapada por la falta de fe en el ser humano y el miedo, que nos conduce a la insolidaridad, por otra sociedad cuya principal actitud fuese la apuesta por lo humano, por el cuidado y la solidaridad.
No es posible otro mundo, otra sociedad, si solo tenemos buenas ideas, buenas intenciones y nos atiborramos de todo tipo de buenos consejos pero no cambiamos de actitudes en el día a día.

* Profesor y Coordinador del Area de Marginación de la APDHA

miércoles, 9 de enero de 2008

Dios es ateo

En Roma, por la balconada principal del Vaticano, asomaba el cardenal Ratzinger para ser proclamado Papa, un católico intelectual anclado en la doctrina tridentina.
Posiblemente se tratase de las pocas veces que la Iglesia jerárquica no disimulaba, bajo una aparente intervención del Espíritu Santo, la elección de un Papa. El Colegio Cardenalicio tenía muy claro que había que mantener la línea más ultraconservadora de la Iglesia, y quién mejor que el viejo cardenal para la Doctrina de la Fe, el inquisidor que custodia dicha doctrina con el máximo recelo para que nada cambie, para que todo quede inmutable.
Su brazo derecho, nunca mejor dicho, en España es el cardenal de Madrid Rouco Valera , que junto a sus correligionarios Agustín García-Gasco , cardenal de Valencia, y Antonio Cañizares , cardenal primado de Toledo, son los máximos exponentes de esta doctrina basada en dogmas morales que brotan de la más rancia concepción maniquea del ser humano, según la cual éste está formado por un alma a la que hay que liberar del cuerpo, causante de todo pecado.
¿Qué tiene que ver todo este andamiaje moral, generador de culpabilidades y almas atormentadas, con el mensaje liberador de Jesús de Nazaret ?
Veamos: Agustín García-Gasco dijo, en el mitin celebrado el pasado 30 de diciembre por la jerarquía eclesiástica, que "la cultura del laicismo radical es un fraude y un engaño". Según él, Jesús de Nazaret sería condenado por heterodoxo, ya que era un laico que depositaba toda su fe en el ser humano, preferentemente por el excluido. Asimismo, nos advierte de que "nos dirigimos a la disolución de la democracia" cuando él es un representante de la institución menos democrática que hoy en día existe.
Antonio Cañizares dijo que "la familia es la institución social más valorada, pero está siendo sacudida por legislaciones inicuas e injustas". De ser esto cierto, ¿por qué no forma una familia?, ¿por qué es tan inicuo e injusto al no considerar familias a personas que se quieren, que acogen y aman, cuando ése es el mensaje esencial del evangelio?
Antonio María Rouco dijo que "el ordenamiento jurídico ha dado marcha atrás respecto a lo que la Declaración de Derechos Humanos reconocía: que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad". No sé quién habrá puesto en duda tal afirmación; sin embargo, no me cabe en la cabeza cómo se atreve a utilizar la Carta Magna de las Naciones Unidas cuando sabemos que en el seno de la Iglesia institución no se practica la Declaración Universal de los Derechos Humanos, fundamentalmente con las mujeres. El Estado Vaticano no ha suscrito los dos pactos internacionales en los que los Estados se comprometen a aplicar los citados derechos.
Como cristiano y defensor activo de los derechos humanos estoy escandalizado de la hipocresía de este sector de la Iglesia institución. Estoy convencido de que ese no es el camino de Jesús de Nazaret. Qué pena que estos cardenales, con las bienaventuranzas en la mano, no denuncien a los ricos y poderosos de este mundo por las muertes de miles de personas debido al hambre y a la enfermedad, por las guerras y el gran negocio de la industria armamentística, por las desigualdades entre el Norte y el Sur, por los que mueren a causa de defender la justicia, por los niños explotados y carentes de formación, por las mujeres machacadas por un machismo que no conoce fronteras, por el riesgo medioambiental que padece nuestro planeta a causa de un desarrollo sin escrúpulos,...
Dios niega la destrucción del ser humano y de la naturaleza. Dios no cree en los que toman su nombre en vano.

* Profesor y Coordinador del Area de Marginación de la Apdha