¿CUÁNDO SALDREMOS DEL HASTÍO?

Es fácil condenar socialmente a los políticos cuando se muestran incapaces de resolver la crisis económica y, más, si bajamos a nuestra realidad más cercana que nos presenta a 30.000 personas sin empleo, 13.000 padeciendo la lacra de la exclusión social y a 1.000 mujeres, de ellas el 90% inmigrantes, prostituyéndose como medio para buscarse la vida.

Ante este panorama tenemos dos caminos: caer en el desánimo y compadecernos de lo mal que estamos, lo que nos lleva a la impotencia; o plantar cara como ciudadanos desde nuestra pequeña parcela de responsabilidad.

Declaraciones como las que hizo ayer el presidente de la CECO de que le dan ganas de cerrar su empresa y llevársela a otro sitio, muy propio de la idiosincrasia cordobesa, sólo provocan una mayor desconfianza y recelo a esta ciudad.

Una enfermedad se vence con un buen diagnóstico, seguido de un eficiente tratamiento.  Conocemos muy bien su diagnóstico pero no llegamos a tomar medidas para salir del estado crónico en el que Córdoba se encuentra.

Hacen falta dosis de ideología, cultura del esfuerzo, corresponsabilidad, posibilitar oportunidades, usar la buena costumbre de dimitir cuando aflora la ineficacia o el agotamiento, ilusión por encarar nuevos proyectos, tener fe en los conciudadanos,…

La respuesta adulta y sensata desde abajo, desde la base o desde la calle es la que llevará radicalmente a que otra ciudad sea posible.


                                                           Córdoba, 4 de Febrero de 2010.
                                                                Miguel Santiago Losada



Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES DE CARA AL 28 (2ª PARTE)

¡QUE HÉRCULES NOS PROTEJA!

LA HETERODOXIA DE LA SEMANA SANTA ANDALUZA DIOSAS DE LA PRIMAVERA ANDALUZA