Ni antes ni ahora

Como ciudadano me pregunto ¿cuáles son las causas de la crisis económica? No voy a caer en la ingenuidad de señalar como único responsable al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de la grave situación que estamos atravesando. Además, pienso que si el PP estuviese gobernando los recortes sociales los padecerían aún más, sin ninguna duda, los sectores más empobrecidos de la población.
Sin embargo, para los dos partidos políticos mayoritarios no ha sido prioritaria la erradicación de la exclusión social. Durante los últimos 20 años los datos sobre empobrecimiento y exclusión social se han enquistado. Sólo basta con mirar el VI Informe Foessa que vuelve a desvelarnos la dura realidad de la pobreza y la exclusión social. Su conclusión es bastante preocupante: a pesar del proceso de crecimiento económico registrado en España en la última década, los índices de desigualdad y de pobreza no han disminuido. La pobreza sigue afectando a una quinta parte de los hogares españoles, de los cuales el 4% padecen la exclusión social o, lo que es lo mismo, una pobreza extrema, siendo Andalucía la que presenta mayores niveles de empobrecimiento y desigualdad social de Europa. Unas 400.000 personas son víctimas en nuestra tierra de la política que mantiene y genera exclusión, de las cuales 35.000 son cordobesas. Mientras tanto, la ley de inclusión social sigue siendo papel mojado.
El Gobierno socialista ha perdido la oportunidad de haber bajado las cifras de la pobreza en nuestro país, prefiriendo medidas populistas como el regalo generalizado de los 400 euros o la concesión del cheque-bebé de 2.500 euros sin tener en cuenta el nivel de ingresos de cada familia.
Mientras esto ocurría, en tiempos de bonanza, se fueron enriqueciendo unos cuantos alcaldes, concejales, abogados, empresarios, jueces y policías por diferentes casos de corrupción, a lo largo y ancho del país. A modo de ejemplo, se destapó la Operación Ballena Blanca, en marzo de 2005, le siguió el caso Malaya y continuamos con la trama Gürtel, sin olvidar el caso Pretoria, que ha protagonizado el mayor caso de corrupción de Cataluña.
Además, nos podemos preguntar qué papel jugaron las entidades financieras en esos momentos. La respuesta la tenemos en nuestra propia ciudad con Cajasur, que se ha visto arruinada por una lamentable gestión, al invertir ambiciosamente en la construcción y el ladrillo.
De lo anterior se desprende que en tiempos de crecimiento económico quienes se benefician son los más ricos, o los que hacen uso del poder para enriquecerse, mientras que en época de crisis los grandes perjudicados son los más pobres.
¿Cómo están respondiendo los responsables políticos a esta crisis? Ante todo favoreciendo al sistema financiero, principal responsable de la crisis económica. Recordemos como EEUU inyectó a su banca 700.000 millones de euros para reflotar la economía y lleva gastados cerca de dos billones de euros en la guerra contra Irak y, sin embargo, no se quiera disponer de 3.000 millones de euros para salvar la vida de 20 millones de niños que en este momento se nos están muriendo de hambre y enfermedad. Tampoco podemos olvidar la primera medida estrella de nuestro gobierno, ante la crisis, al dar 50.000 millones de euros a la banca, mientras el paro iba alcanzando subidas históricas. ¿Devolverán los bancos y cajas algún día este dinero al erario público?
A principios de mayo el gobierno anunció la bajada de sueldo a los funcionarios y la congelación de las pensiones para el 2011, presionado por las directrices del mercado internacional, al que sucumben todos los gobiernos. Esto demuestra que la política está subordinada a la economía neoliberal.
A pesar de todo, entiendo que haya que apretarse el cinturón, no nos cabe otra. Sin embargo, las medidas deberían tomarse desde arriba hacia abajo, ya que lo contrario está provocando unos mayores aumentos en la desigualdad. En nuestra propia provincia ¿por quién debiéramos empezar? ¿Es lógico que tengamos que pagar, entre todos, las pérdidas de la sonrojante gestión de Cajasur, que sus números rojos arrojan una cifra de 750 millones de euros? ¿Es de recibo, con lo que está cayendo, que las grandes fortunas figuren entre los grandes perceptores de ayudas agrarias de la UE, como es el caso de la Casa de Alba que ha recaudado en la pasada campaña 1,26 millones solo por las tierras que posee en el término municipal de El Carpio? ¿Cómo es posible que las diferentes administraciones sigan manteniendo a asesores políticos, y que designen a dedo a personas en las empresas públicas cobrando desorbitados sueldos? Si sumamos todo este montante de dinero entre pérdidas, percepciones y empleos innecesarios sumaríamos solo en la provincia de Córdoba alrededor de 1.000 millones de euros.
De lo anterior se desprende que no hay derecho a que la recuperación de la economía española tenga que pasar, entre otras cosas, por recortar la inversión a las personas especialmente vulnerables, como las que padecen la exclusión social, las personas dependientes, los jubilados, que verán congeladas sus pensiones, cuando precisamente todas estas personas no son las responsables de la crisis económica. Tampoco hay derecho que se recorten 800 millones, entre 2010 y 2011, a los llamados países del Tercer Mundo.
* Profesor y presidente de la

Asociación Kala 

Comentarios

Entradas populares de este blog

REFLEXIONES DE CARA AL 28 (2ª PARTE)

¡QUE HÉRCULES NOS PROTEJA!

LA HETERODOXIA DE LA SEMANA SANTA ANDALUZA DIOSAS DE LA PRIMAVERA ANDALUZA